Operación rescate: recuperando la creatividad perdida

creatividad

La creatividad es la capacidad o facilidad para inventar o crear, dicha capacidad es nata en todos nosotros. Generar ideas e impulsar propuestas novedosas también se conoce como capacidad de inventiva, pensamiento original, pensamiento divergente o imaginación constructiva. Se trata de conceptos y nociones que describen a la predisposición para inventar algo (es decir, aprovechar y hacer uso del ingenio), la habilidad para hallar caminos originales y la voluntad de transformar el entorno. No es una cualidad exclusiva de alguna profesión, puesto que todos en algún momento hacemos uso de esta para salir avante ante x o y circunstancia.

proceso creativo

No obstante, a veces la creatividad nada más brilla por su ausencia ¿Has notado que tenemos como rachitas en las que las musas nada más no llegan? Esto suele pasar porque caemos en ciertos hábitos que nos atoran y bloquean a nuestro unicornio (o mago, o elfo, o el ser mágico al que más confianza le tengas) creativo que llevamos dentro. La monotonía es uno de los bloqueos mentales más difíciles, pero como todo, tiene su solución, continúa leyendo 😉

Recuperando la creatividad en 6 pasos

Tal como lo mencionamos arriba, no es una pérdida para siempre y muchas veces es más sencillo de lo aparente. Aquí te enlistamos 6 pasitos para que vuelva la musa y la creatividad y tú vuelvan a las andadas:

  1. Hazte el hábito de la lectura. Leer en verdad expande tus horizontes, no subestimes este hábito. Tampoco te cases con un sólo género, permítete explorar géneros que normalmente no lees y temas de interés general. Además tendrás mucho de qué hablar.
  2. Vive nuevas experiencias. Atrévete a hacer eso que normalmente no haces: dormir desnudo, ir al cine solo, realiza un viaje no planeado.
  3. Sé curioso, cuestiona, busca…
  4. Observa. Aprende a mirar más allá, detente a observar detalles, todo.
  5. Haz ejercicio. No necesitas pasar todo el día en el gym y correr tal vez no sea precisamente lo tuyo, pero te lo prometo, salir a caminar por lo menos 30 minutos no hace daño.
  6. Rompe la rutina. Sí, la rutina, el enemigo número uno de toda musa. Si acostumbras comer en X lugar, prueba un sitio distinto; si tomas siempre capuccino intenta probar el latte, mezcla sabores; ponle piña a la pizza y a los tacos. Aunque no te guste, ya nadie te lo contará porque tú lo estarás experimentando y esas nuevas experiencias te darán nuevas emociones… Así es como vuelve la musa.

¿Lo ves? No es tan difícil, así que date la oportunidad de hacer eso que normalmente no haces, tu musa te lo agradecerá.

Recuerda dejarnos tu mensajito si te gustó este post y también dinos acerca de qué tema te gustaría leer en este blog. Nos leemos la próxima semana 😉